Club privado

En un club privado estás con tus compañeras en un cuarto de estar.
Los clientes no entran ahí. 

Te presentas a ellos en otra sala. Si el cliente te elige, entrarás a una habitación del club privado. En otras palabras, casi no tienes contacto con el cliente antes de ir con él a la habitación.
En un club de alterne es diferente.

Licencias

Los clubes privados en los Países Bajos necesitan una licencia del municipio donde se encuentra el club.
Tú necesitarás un permiso de residencia y tendrás que ser mayor de 18 años. Sólo entonces puedes trabajar en un club privado.

Autónoma

Trabajarás como autónoma en un club privado. No estás empleada por el propietario, sino que alquilas una habitación donde te encuentras con el cliente. En un club privado también tendrás que pagar por otras cosas como:
• Ropa de cama y toallas
• Anuncio en la página web del club privado
• Mantenimiento, gas, luz y agua
• Limpieza.

Opting-in

Opting-in es un régimen fiscal de la Agencia Tributaria. El propietario del club privado retiene los impuestos y las cuotas de seguridad social de tus ingresos y los paga.
No tendrás que pagarlos tú.

Precios

Los servicios y la apariencia de un club privado suelen ser sencillos. Por eso el precio por sexo oral, vaginal o anal es inferior a un club de alterne. Los precios van desde 60 € a 100 € por media hora.

Ventajas de trabajar en un club privado

• El ambiente es más familiar y relajado
• Puedes trabajar de día
• En el cuarto de estar puedes ver la tele, cocinar juntas, estudiar.

Desventajas de trabajar en un club privado

• Ganas menos que en un club de alterne
• A veces tienes que esperar mucho tiempo antes de que un cliente te elija
• La competencia con otras prostitutas es visiblemente cercana.   

Delen