Información para los propietarios de locales de prostitución

El propietario de una empresa de prostitución es responsable de las condiciones de trabajo e higiene de la empresa.

Si lo gestiona todo bien, mejorará el ambiente de trabajo, facilitará el trabajo seguro y la empresa será más atractiva para prostitutas y sus clientes.

Higiene
Los lugares de trabajo en la empresa de prostitución deben cumplir con los requisitos de higiene establecidos por las autoridades. Estas normas son válidas para clubes de alterne, clubes privados, burdeles en escaparates y salones de masaje.

Consejos básicos

  • Un baño con agua corriente, caliente y fría, en cada habitación
  • Jabón de un solo uso en cada lavabo (difusor de jabón)
  • Los residuos de la empresa deberán retirarse a diario en bolsas de basura cerradas
  • Poner a disposición un botiquín de primeros auxilios aprobado por un organismo sanitario
  • Incluir suficiente ropa de cama limpia y toallas de baño
  • Cambiar el protector de la cama tras cada cliente
  • Cambiar regularmente el agua de los jacuzzis
  • Lavar la ropa de cama/toallas a 80 grados
  • Asegurar una buena ventilación del local.

Una política de sexo seguro

Ofrecer sólo sexo seguro es una buena norma empresarial.
Usar un preservativo al practicar sexo vaginal, anal u oral es practicar el sexo de la manera más segura para las prostitutas y para los clientes.
Está directamente vinculado al interés de la empresa.
Al fin y al cabo querrá que las personas en su empresa se mantengan sanas.

Sus obligaciones

Como propietario de un local de prostitución debe cumplir con una serie de normas.
Estas normas están claramente descritas en esta página web en el apartado de Goed Geregeld (Bien Organizado).
Podrá encontrar información sobre sus obligaciones en caso de contar con servicios asalariados, y también sobre la norma de la agencia tributaria llamada ‘opting-in’.

Delen